Esta Semana

Sólo…¡Déjate llevar!

Recuerdo la sensación de relajamiento, de paz interior, de afinidad y convivencia que sentí al regreso de un fin de semana en el que compartimos Pablo, mis hijos y yo, un rancho con otras familias. Grandes y chicos jugamos tonterías: bote pateado, el juego de las sillas, quemados, escondidas en la noche, dígalo con mímica, etcétera. Nos reímos como nunca. Pasatiempos en los que convivimos y compartimos momentos mágicos y algunos desempolvamos la niñez. Me di cuenta que sin ser su fin, cada juego nos acercó, nos provocó experimentar el compañerismo, la cooperación, el reto y la emoción. Puedo afirmar que ese fin de semana quedó grabado en la mente de todos los que participamos.

Las vacaciones nos ofrecen exactamente esta oportunidad: vivir el presente y disfrutar como niños al hacer tonterías. De agudizar nuestros sentidos de la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto para disfrutar más. Recuerda que no dejamos de jugar porque envejecemos, sino que envejecemos porque dejamos de jugar.

Pregúntate hace cuánto tiempo no te dejas llevar por la simpleza. Esa actitud sana, e infantil que nos ayuda a mantener nuestra mente joven y viva. Decía Nietzsche que “El hombre será grande cuando viva…

Yo Decido

La vida es muy astuta. Constantemente nos manda retos para […]

Conéctate

¿Cuándo fue la última vez que te sentaste en silencio, […]

Primero Tú

Al estar inmersos en un mundo en donde cada vez […]