Esta Semana

Nunca adivinarías quiénes se sienten solos

“Llórate pobre, pero no te llores solo”, es una frase que le escuché decir a mi padre con mucha frecuencia. Cada vez que la recuerdo, comprendo mejor su sabiduría e implicaciones. No hay posesión material, cuenta bancaria o fama que sustituya un abrazo. Y si bien los humanos somos seres sociales por naturaleza, en la vida hay situaciones que orillan a muchas personas a vivir en soledad: mudarse de ciudad, perder a la pareja o separarse.

Cada vez es más común tener amigos y familiares divorciados y la primera frase que se les escucha decir al terminar su relación es: “Me siento liberado”. Sin embargo, paulatina e irremediablemente la sensación de soledad crece y se agudiza en las fechas significativas, o bien, los domingos por la tarde; hasta que un día aparece el llamado del alma, que reclama tener a alguien con quién amanecer.

Sentirse solo no es un asunto del momento, es un dolor emocional crónico que afecta a alrededor de 15 por ciento de la población. Los estudios concluyen que la soledad puede hacerte enfermar, afectar el sueño, elevar la presión sanguínea y acortar el tiempo de vida.

Hasta 1969, la soledad sólo se mencionaba en las canciones de los…

Yo Decido

La vida es muy astuta. Constantemente nos manda retos para […]

Conéctate

¿Cuándo fue la última vez que te sentaste en silencio, […]

Primero Tú

Al estar inmersos en un mundo en donde cada vez […]