×

Artículos




El deseo más profundo

espiritu

Cuánto aprendí ese día. Después de que Diego se levantó con fastidio de la mesa al término de su trabajo, mientras agradecía que había terminado el tormento de estar conmigo, me di cuenta de que mi técnica no nos llevaba a nada bueno. “Jamás va a querer hacer la tarea conmigo otra vez”, pensé atormentada. Así que, al día siguiente, decidí aplicar otra fórmula. En lugar de borrar las vocales que le salían mal...

Leer Más

Regístrate



Ingresa tu E-mail

Twitter



Facebook



Esta Semana



LEER MAS

CONFERENCIAS


Conéctate...

El deseo más profundo

Cuánto aprendí ese día. Después de que Diego se levantó con fastidio de la mesa al término de su trabajo, mientras...

Una hija diferente