Esta Semana

“¡Auxilio!”, grita nuestro cuerpo

Nos preocupamos por las batallas del mundo exterior, mientras en nosotros una fuerte ofensiva entre átomos, moléculas y electrones tiene lugar a cada segundo ante nuestra total indiferencia.

Es así que el organismo, sabio por naturaleza, siempre encuentra maneras de llamar la atención para solicitar apoyo cuando es necesario: un síntoma por aquí, un síntoma por allá, ¿pero qué hacemos? En lugar de atender el origen de la molestia, intentamos encubrirlo de alguna manera.

El enemigo a vencer: los radicales libres. Estos son moléculas eléctricamente cargadas en busca de electrones, se caracterizan por ser muy codiciosos: toman lo que necesitan de donde lo encuentran, ya sea de tu colágeno, de los lípidos de alrededor de las membranas celulares o de la proteína del músculo de tu corazón. Cuando este enemigo crece y persiste, el organismo cansado de pedir auxilio sin que lo escuchen, claudica, envejece o enferma.

Aunque la vida biológica de estos átomos inestables y muy reactivos dura milisegundos, en ese lapso tienen la capacidad de destruir todo tipo de células que encuentran a su paso.

La lucha del micromundo interior requiere atención y cuidado para dar refuerzos al cuerpo y que éste salga victorioso. Además, es la única forma de mantenernos…

Yo Decido

La vida es muy astuta. Constantemente nos manda retos para […]

Conéctate

¿Cuándo fue la última vez que te sentaste en silencio, […]

Primero Tú

Al estar inmersos en un mundo en donde cada vez […]