ARTÍCULOS

¡A la basura!

Fecha 0000-00-00 00:00:00

¡A la basura!

 

Gaby Vargas

 

“¡No puede ser!”, enojada arranco con fuerza la hoja y la arrugo para lanzarla al bote de basura. Son las 11:30 de la noche y todavía tengo puesto el uniforme del colegio; llevo largo tiempo sentada frente a la máquina de escribir portátil Olympia. Tecleo la tarea de mecanografía con todo cuidado. Dos horas más tarde, el basurero rebosa papeles como si fueran palomitas de maíz.

 

Recuerdo las exigencias de Miss Meche, nuestra maestra en el Colegio Oxford, quien no permitía un solo error en las tareas de mecanografía. Ella y sus alumnas ignorábamos que nos preparaba para la llegada de las computadoras –¡cómo se lo agradecemos ahora!

 

 Es por eso que una de las funciones que más aprecio de una computadora, IPad o celular es el icono del basurero o el botón para borrar o eliminar. A cualquier joven de hoy le parecería increíble que eliminar una letra, palabra o idea de un papel, antes era simplemente ¡imposible! Hoy es algo tan sencillo que olvidamos que no siempre fue así.

 

¿Por qué viene a cuento todo esto? Porque hay ocasiones en las que a la manera de un Ipad, imagino tener el icono de un basurero en el cerebro, al cual poder enviar ciertas circunstancias que quisiera no haber visto o escuchado.

 

Es un hecho que la rutina nos lleva de la mano y en lo cotidiano andamos con la guardia baja. Esto provoca que el cerebro esté en “modo automático” y que, sin percatarnos, permitamos que le entre todo tipo de información, en ocasiones “tóxica”, que ocupa espacio en nuestra mente y que impacta nuestro estado de ánimo y nuestra salud. A esto, los científicos le llaman atención objetiva.

 

Por lo anterior, te invito a tener una atención subjetiva, es decir, a estar atento, consciente de aquello que permea tu mente, tu estado de ánimo y tu salud.

 

Haz la prueba. Cuando te encuentres en alguna situación que te provoque rechazo o incomodidad, y que sea negativa e innecesaria y que te lleve a preguntarte: “¿Ahora qué hago con esta revelación? ¿En qué parte de mi cerebro la guardo? ¿Para qué vi esto?”, con una amable sonrisa en la cara finge interés, mientras mentalmente visualizas que oprimes el icono del botecito, y que éste succiona todo lo indeseable hasta que desaparezca. ¡Es tan liberador!

 

¿Te imaginas que también el bote succione, por ejemplo, el pasado, un mal recuerdo, una mala vibra, el rencor o todo lo que sea tóxico para ti?, al estilo Carlos Castaneda, cuando dice: “Un día decidí que mi pasado ya no me servía y, como el alcohol, lo dejé”. ¡Qué maravilla!

 

Por todo lo anterior te invito a pulsar el icono y a decir: “¡A la basura!”:

 

· Cuando te topes con personas a las que les encante ser portadoras de malas noticias, que critiquen, que te platiquen sus achaques, que se quejen de todo y nada les parezca.

 

· Cuando decidas que es hora de soltar un pasado que te haya causado dolor.

 

· Cuando preocuparte no ayude a solucionar nada.

 

· Cuando quieras liberar el estrés y la tensión que cargas en los hombros.

 

· Cuando tu trabajo no te guste, no te llene y ya no quieras fingir.

 

· Cuando sufras porque tus expectativas no se cumplen.

 

· Cuando estés frente a una rebanada de pastel de chocolate y la suma de calorías culposas se acumulen en tu mente.

 

· Cuando sientas incomodidad por tener que hablar con la verdad.

 

· Cuando hayas dejado de hacer lo que te gusta en aras del “deber ser”.

 

· Cuando alguien te diga: “No vas a poder”.

 

En casos como estos grita con fuerza: “¡A la basura!”. Así le darás lugar a todo aquello que te nutre, te hace sentir bien, te conecta, te engrandece y te hace crecer.

 

 

 

Foto: http://universitarios.cl/images/700xauto/i-profesionales-9114.jpg

 

Comparte

Regístrate



Ingresa tus datos

Debes ingresar un correo

Twitter



Facebook



Esta Semana



LEER MAS

CONFERENCIAS


Conéctate...

Despierta, date cuenta de lo que eres y vales

Sentimientos encontrados. Pareciera que la Tierra al moverse nos hubiera movido el alma a todos. Orgullo y desolación es lo que hemos sentido durante ...

Despierta, Date Cuenta De Lo Que Eres Y Vales