ARTÍCULOS

¿Qué aportas al clima de conciencia colectiva?

Fecha 0000-00-00 00:00:00

¿Sabías que los siete mil millones de habitantes de nuestro querido planeta generamos una energía colectiva que produce un “clima” de conciencia que nos afecta a nivel energético y emocional, quizá más de lo que imaginamos?

Gracias a la tecnología actual sabemos que el ritmo de nuestro corazón genera un campo electromagnético, medible en hercios (Hz), que se irradia y transmite al menos a tres metros a la redonda, tal como el de las ondas electromagnéticas que emiten y reciben todos nuestros aparatos electrónicos; no las vemos ni escuchamos, pero nos rodean de manera constante.

De acuerdo con los doctores Doc Childre y Howard Martin, autores de The HeartMath Solution, la suma de dichos campos electromagnéticos y la combinación de las emociones, los pensamientos y las actitudes de todos es lo que forma el “clima de conciencia” global, Este clima inunda la atmósfera de forma invisible, igual que el aire que respiramos, y afecta todos los días a millones de seres en el planeta.

Dicho campo energético varía de acuerdo con el estado de ánimo tuyo, mío y de los demás. En él también inciden los juicios, las proyecciones, las emociones mal manejadas, el estrés, las mentalidades poco flexibles y otros fenómenos mentales. Primero se transmite de persona a persona, en hogares, familias, calles, escuelas y oficinas. Después los medios de comunicación se encargan de reforzarlo y ampliarlo a través de la radio, la televisión, las redes sociales, los periódicos y las revistas, de cuya información nos saturamos.

De ahí que el estrés, que la mayoría de las personas experimenta a diario, cree ondas incoherentes cuya frecuencia se vuelve global y en conjunto genera ruido, una estática de gran alcance que nos perturba a todos en un nivel inconsciente. Asimismo, ni hablar del impacto que tienen en nosotros los desastres naturales, como los huracanes, las inundaciones y los temblores, o bien los actos terroristas; sin importar si suceden en Medio Oriente, Europa o Norteamérica, todos sentimos sus efectos de manera indirecta. Incluso cuandoel evento ha pasado, continúa reverberando en nosotros por días. Así, es posible que nos expliquemos por qué de pronto nos sentimos irritables y poco tolerantes o reaccionamos de manera exagerada.

La buena noticia es que los expertos afirman que hay indicadores que perciben también otra energía, una frecuencia de coherencia social tan potente como aquélla, y que tiende a contrarrestar la anterior; por ejemplo, grupos en el mundo entero que se reúnen con un interés de crecer, de estudiar, de desarrollarse, de cooperar al bien común, de meditar o de profundizar su espiritualidad, lo que nos habla de la búsqueda de algo más profundo. Esto crea una conexión en el corazón, cuya energía electromagnética irradia fuera del cuerpo, influye en los demás, fortalece el apoyo emocional y alivia el estrés.

Entre más personas seamos conscientes de esto y aprendamos a mantener nuestras emociones bajo control, a permanecer en balance, a agradecer, a realizar actos de bondad (por pequeños que sean), a amar al otro y lo que hacemos, a ayudar a quien lo necesite y a enamorarnos de la vida, contribuiremos a disminuir el estrés y, en lugar de ruido, crearemos una coherencia colectiva que se traduzca en una música hermosa que inunde el mundo entero. De ahí la importancia de asumir la responsabilidad de lo que enviamos al campo colectivo, comenzando por nuestra propia casa.

Así que ahora te lanzo la pregunta que titula este texto: ¿Tú qué aportas al clima de conciencia colectiva?   

Comparte

Regístrate



Ingresa tus datos

Debes ingresar un correo

Twitter



Facebook



Esta Semana



LEER MAS

CONFERENCIAS


Conéctate...

La forma más rápida de reducir el estrés mental

La mayoría de las personas desea tener un cuerpo y un cerebro sanos. Esa es la razón por la que hacemos ejercicio, tomamos vitaminas yantioxidantes, ¿...

Solo nosotros dos