ARTÍCULOS

Gozar es todo lo que se nos pide

Fecha 2016-09-01 00:00:00

Qué pesadez se siente al leer o escuchar la frase: “No hay nada más importante que encontrar tu verdadero propósito en la vida”, en especial cuando no lo tienes claro. Escuché este enunciado en voz de Oprah Winfrey mientras entrevistaba al famoso guía espiritual Eckhart Tolle. Es el mismo mandamiento que solemos encontrar con frecuencia en diversas lecturas como un requisito vital para ser felices. ¿Mi misión en la vida? Mmmm… ¿Mi misión en la vida?

Dicha sentencia pesa, la cargamos sobre la espalda mientras nos encontramos en la neblina y el futuro nos abruma. Sin contar con la agravante de con que con frecuencia la respuesta de la mente es diametralmente opuesta al impulso del corazón… ¿Qué es lo que realmente quiero? Finalmente esa es nuestra gran búsqueda, no importa la edad que tengamos, ¿cierto?

El peso de la pregunta nos hace huir de los momentos de silencio y soledad. Escapamos vía el celular, las redes sociales, una copa de vino, la televisión o un cigarro. De momento funciona y alivia cualquier cosa que distraiga a nuestro inquisidor interior de “pensar”.

         Sin embargo, escuchar la respuesta de Tolle me dejó aún más inquieta: “Sí, está bien hacerse la pregunta de qué quiero de la vida, pero, la pregunta que sería aún más importante hacernos es: ¿qué es lo que la vida quiere de mí? ¿Qué tiene guardado para mí?”

Por eso los momentos de silencio son importantes, así como el valor para hacer oídos sordos a lo que otros quieren o esperan de nosotros. Lo único que importa es lo que nos dice el corazón. A él es al que hay que hacerle la pregunta y esperar en silencio su respuesta.

         Atestiguar el gran cariño y movimiento de gente, de los medios de comunicación, el interés en las redes sociales que causó la muerte del queridísimo Juan Gabriel, me llevó a reflexionar que en realidad lo único que la vida quiere de nosotros, lo que nos pide y que el Divo de Juárez cumplió ampliamente es gozar. Basta verlo en cualquiera de sus conciertos, grabaciones, contacto con la gente para dejarnos el corazón lleno. ¿Por qué? Porque vemos en él y en sus interpretaciones el gozo por lo que hace. Lo hacía desde el corazón y por eso su música toca todos los corazones, ese fue su secreto.

En realidad nadie nace con una misión en la vida bajo el brazo, ni Dios ha dado instrucciones a nadie acerca de cómo debe vivir su vida, salvo por una cosa: el gozo; creo que eso es lo único que nos pide. ¿Por qué si no llenar el mundo con tanta belleza? Misma que sólo cobra sentido en el momento en que nuestros ojos la miran, nuestros oídos la escuchan o el resto de nuestros sentidos la aprecia. La vida seguirá siendo la vida y no dejará de enviarnos exámenes sorpresa para medir nuestro tamaño. Sin embargo, y a pesar de todo, lo único que la vida desea es gozarse a través de nosotros, sus seres pensantes en la Tierra y así cumplir su misión: crecer y desarrollarse.

 Gozar la vida, gozar a nuestros seres queridos, gozar lo que hacemos, no es otra cosa que una manifestación del amor. Saberlo libera el alma, la psique y el cuerpo. Entre más nos convertimos en seres gozosos, más lo contagiamos a nuestro alrededor y, por ende, el mundo se convierte en un mejor lugar. Gozar es el estado emocional más elevado que hay. Es la meta más alta por alcanzar como misión en la vida. Así que la respuesta sobre nuestra misión en la vida nos lleva a plantearnos la verdadera pregunta: ¿qué es lo que más gozo hacer? Para luego hacerlo. Eso, como diría Tolle, es lo que la vida pide de nosotros y Juan Gabriel fue un gran ejemplo de ello.

Comparte

Regístrate



Ingresa tus datos

Debes ingresar un correo

Twitter



Facebook



Esta Semana



LEER MAS

CONFERENCIAS


Conéctate...

La forma más rápida de reducir el estrés mental

La mayoría de las personas desea tener un cuerpo y un cerebro sanos. Esa es la razón por la que hacemos ejercicio, tomamos vitaminas yantioxidantes, ¿...

Solo nosotros dos