ARTÍCULOS

La paradoja de la creatividad

Fecha 0000-00-00 00:00:00

“Dios, ¿por qué si me esfuerzo tanto, escogiste a alguien tan indisciplinado y rebelde como Mozart para ser el medio divino de tu expresión?” Estas líneas son de una escena de la película Amadeus, en la que Antonio Salieri revisa a hurtadillas la composición musical de una obra de Mozart e imagina el sonido de cada nota en perfecta armonía, como si Dios mismo las hubiera escrito. Son memorables. Salieri, extasiado, maldice a Dios por vivir en la misma época que Mozart.

Si bien Mozart nació con un don, los genios “naturales” no existen. Sabemos que su genialidad mucho se debió a la estricta disciplina que Leopoldo, su padre, un destacado compositor y músico, le impuso. Metió a su hijo de cuatro años a estudiar música; así, cuando Mozart tuvo los cinco años y apenas le llegaban los pies al piso al estar sentado frente al piano, ya dominaba la composición musical y el instrumento. A los 12 años ya era un concertista experto y con su padre viajaba por toda Europa dando conciertos.

La película no muestra que Mozart trabajó como nadie. En su corta vida logró componer más de 600 obras maestras. Sus manos eran prodigiosas, pero se deformaron de tanto practicar y tomar una pluma de ave para componer.

“La gente se equivoca al pensar que mi arte surge de manera fácil –le escribe Mozart a un amigo–, te aseguro que nadie ha dedicado tanto tiempo y pensamiento a la composición como yo. No existe maestro famoso del que yo no haya estudiado su música industriosamente varias veces.”

Solemos pensar que la creatividad es algo con lo que se nace y que es un asunto que atañe sólo a los artistas. Pero la realidad es que sin importar a lo que te dediques, todos la necesitamos: desde la joven que busca conseguir un permiso de sus papás, los vendedores que quieren cerrar una venta o los ingenieros que necesitan resolver el desvío de un río.

Asociamos la creatividad con algo espontáneo, nuevo, diferente; y la paradoja está en que para lograrla se requiere de todo lo contrario: disciplina, rutina y hábitos. Todos sabemos cuán doloroso es querer plasmar una idea en una página en blanco, en una tela, en un producto o en el escenario a partir de cero. Sólo después de procrastinar de varias formas tu trabajo es cuando te enfrentas a ti mismo con humildad.

 

¿Cómo disparar la creatividad? Crea un ritual y comienza.

Twyla Tharp, en su libro The Creative Habit, es lo primero que nos sugiere. Llevar a cabo actos como poner cierto tipo de música, encender una vela, llenar una taza de café, meditar un rato; todo esto nos ayuda a calentar los motores y marcar ese momento en que invocamos a la musa y nos disponemos a soltar la mano para crear. Recuerdo que Isabel Allende tiene el ritual de comenzar a escribir sus novelas los días 8 de enero, eso le da suerte.

Los rituales son poderosos. También los atletas lo saben; su valor radica en que te empujan a comenzar, a dar el primer paso a pesar de tus miedos, de la flojera o de lo que sea. Lo asombroso es que cuando aceptamos con valor un reto y nos comprometemos, algo maravilloso sucede, la membrana se rompe, así como el pollo al salir del cascarón. Y las musas no sólo nos rodean y nos ayudan a nacer, también nos proveen de todo tipo de apoyos que fortalecen la creación. Ignorar esta verdad elemental puede matar un sinnúmero de ideas espléndidas.

Podríamos concluir que si bien hay condiciones que favorecen la creatividad, Mozart no hubiera podido componer un Cosí fan tutte si no hubiera tenido el valor, la paciencia, la disciplina y mucho trabajo para lograrlo.

 

Foto vía http://www.askonasholt.co.uk/

Comparte

Regístrate



Ingresa tus datos

Debes ingresar un correo

Twitter



Facebook



Esta Semana



LEER MAS

CONFERENCIAS


Conéctate...

Tu campo electromagnético ¿cómo está?

Con sólo entrar al departamento o a la casa de una persona –no importa si la conoces o no–, obtienes de inmediato una gran cantidad de información a...

Los Binoculares Del Universo