ARTÍCULOS

El poder de la intención

Fecha 0000-00-00 00:00:00

El poder de la intención

Gaby Vagas

La prueba no era sencilla. Ocho maneras de ser, ocho maneras diferentes de pensar. Por primera vez, desde hace algunos años, hermanos y cuñados pasamos juntos, sin hijos y bajo un mismo techo, una semana de vacaciones en la montaña.

En una familia grande como la nuestra (53 miembros), los encuentros familiares como los cumpleaños, aniversarios o las navidades, suelen ser multitudinarios; por lo que las pláticas tienden a navegar en la superficie de los temas del momento:  noticias, política, películas, acontecimientos y demás. Y si bien tenemos muchas cosas en común, en lo que se refiere a formas de pensar o de ver la vida podríamos ser el vivo ejemplo de la torre de Babel.

A mis papás debo reconocerles –aunque bien a bien nunca me había dado cuenta ni supe cómo le hicieron– que lograron tatuar en los siete hermanos y cuñados algo muy importante que, de hecho, fue su intención en la vida: “la unión familiar ante todo”.

Siendo tantas personas en la tribu es de suponer que las pruebas que con el tiempo hemos afrontado no siempre han sido sencillas ni fáciles. Pero hemos sobrevivido; en los momentos felices ha sido un gozo contar con ellos, en los difíciles ha sido pese a todo y en los dolorosos ha sido un gran alivio sentirse cobijado y parte de una red de apoyo incondicional. Sin embargo, el tema no es la familia, el tema es la intención.

Una intención es un compromiso hecho con conciencia que impacta de manera inconsciente todo lo que hacemos. A diferencia de un cumplimiento (“cumplo y miento”) en el que se trata de satisfacer al otro, una intención es un compromiso con uno mismo.

La intención en cualquier momento de la vida marca la diferencia. Por ejemplo, en un viaje ¡cómo se agradece¡ cuando todos tienen la intención de convivir y pasarla bien, que se refleja en los actos, las actitudes y palabras. Suena trivial mas no lo es. Si no existe tal intención, el viaje en familia o entre amigos puede ser una pesadilla y provocar conflictos incluso a largo plazo.

Es cuestión de escoger

En cada momento o en cada decisión cotidiana se nos presenta siempre, por escasos segundos, una opción: ¿lavo los platos o me hago tonto?; ¿me abro y comparto mis sentimientos o uso la máscara de “aquí no pasa nada”?; ¿coopero con la cuenta o me paro al baño?; ¿me enojo o me río de mi mismo?, así tantas y tantas opciones cotidianas más, pequeñas o grandiosas, que requieren poner todo de nosotros y que transforman una relación, una familia, un viaje o una vida.

Es cierto, a veces lo que escoges te ayuda a ser más feliz y otras tantas muy infeliz. Optar por la felicidad no siempre es fácil ni cómodo, pero la disyuntiva siempre se presenta en el aquí y el ahora.

“¿Cuál es mi intención para hoy?” es una pregunta que podemos realizar a manera de meditación todas las mañanas para situarnos en el ahora antes de comenzar el día. De hecho es una forma de escoger cómo vivir la vida.

“Disfrutar lo que hago” es una de las intenciones que escribo en mis páginas matutinas. En realidad el goce es una invitación constante que la vida nos hace y con frecuencia olvidamos para de pronto recordar y nuevamente olvidar y así sucesivamente. ¿Pero qué pasaría si tratáramos de tener esa intención continuamente presente? Así es: a mayor conciencia, mayor calidad de vida.

A pesar de las distintas maneras de ser y de pensar, en estas vacaciones cada uno de los hermanos enriquecimos nuestras vidas a través de la apertura y la íntima convivencia; y sin buscarlo, con nuestra intención reafirmamos la intención de mis padres: la unión familiar ante todo.

Foto: http://altonivel.impresionesaerea.netdna-cdn.com/images/Estructura_V3/Consultoria/Recursos_Humanos/Renunciar.jpg

Comparte

Regístrate



Ingresa tus datos

Debes ingresar un correo

Twitter



Facebook



Esta Semana



LEER MAS

CONFERENCIAS


Conéctate...

La forma más rápida de reducir el estrés mental

La mayoría de las personas desea tener un cuerpo y un cerebro sanos. Esa es la razón por la que hacemos ejercicio, tomamos vitaminas yantioxidantes, ¿...

Solo nosotros dos