ARTÍCULOS

México kitsch

Fecha 0000-00-00 00:00:00

México kitsch

 

Gaby Vargas

 

“[...] el que no identifique el kitsch a primera vista o primer oído, jamás gozará de sus delicias, y se alejará de las recompensas del artificio fallido, de la estética del rompe y rasga, del desastre de las pretensiones que es –o puede ser– festival de la irrisión y, también, del gusto que no se avergüenza de existir”, afirmó Carlos Monsiváis en el número 2 de la revista Poliéster, en el verano de 1992.

Hoy encontramos en librerías un libro cuya portada y título seducen los sentidos. México kitsch, un homenaje a una forma de expresión muy nuestra que surge de la admiración a las manifestaciones singulares de creatividad que aparecen, orgullosas, ante la mirada de aquél que les preste atención.

 

México kitsch, creado por Paola González y Marisa Fernández, es un libro para disfrutar, detenerse en el detalle de sus imágenes y en las brillantes palabras que las acompañan.

 

¿Qué es el “kitsch”?

 

Es un fenómeno a nivel mundial. El término surge en Alemania a finales del siglo xix, cuando las clases sociales emergentes empezaron a comprar objetos y piezas que imitaban el lujo y la ostentación de la aristocracia de esa época, gracias a la producción en serie y al empleo de materiales baratos.

 

Hoy en día, el diccionario define “kitsch” como “aquello que es una copia inferior de un estilo existente”. Muchas veces está relacionado con el mal gusto o con algo que busca aparentar lo que no es. Lo interesante es que el kitsch en México no conoce género, código postal ni fronteras. Mientras más nos acercamos a él, más difícil es definirlo y entenderlo.

 

En México, estas manifestaciones están por todos lados: en mercados, banquetas, panaderías, panteones, en las casas de tías y abuelas, o incluso en nuestra propia casa… el secreto está en saberlas admirar y dejarnos atrapar por ellas.

 

"El kitsch en México no es afectación. Se da cuando se juntan los impensables con naturalidad. Por eso su provocación. Es involuntario y hasta ingenuo. Desbarranca fronteras, inaugura territorios estéticos y delata un modo de vida, un modo de ver", dice la escritora Mónica Lavín.

 

“Entre los mexicanos, el kitsch es menos estilo que destino. Una marca indeleble que el portador supone invisible. No se cura lo cursi, ni lo payo; y encima se contagia con diligencia gripal. Empecinados en un cool inalcanzable, descansamos en la evidencia escandalosa de que los cursis son siempre los otros”, afirma el también escritor, Xavier Velasco.

 

Con el prólogo de Alfonso Morales y frases de escritores y artistas como Alberto Ruy Sánchez, Xavier Velasco, José N. Iturriaga, Cristina Kahlo, Ana Elena Mallet, Raymundo Sesma y Carlos Monsiváis, entre otros, México Kitsch es una invitación a abrir los ojos y descubrir las cosas que posiblemente no nos hemos tomado el tiempo de admirar, aunque siempre hayan estado a nuestro alrededor.

 

La intención de sus editoras, además de compartirnos su admiración por esta estética particular, es iniciar una especie de “inventario” que registre los diferentes objetos que surgen de la creatividad de sus autores; objetos que difícilmente existen en otras latitudes: ¿dónde más podemos encontrar una sirenita-barbie cubierta de conchas acapulqueñas con diamantina?, ¿una gelatina en forma de “vocho”? o ¿elotes “navideños” pintados de oro, plata y cobre?

 

Nota: los recursos generados por las ventas de México kitsch son para apoyar el programa de becas de la Fundación Marillac A.C./ Instituto Marillac I.A.P., cuya misión es impulsar a los jóvenes para que estudien y terminen la carrera de enfermería y así cambien su futuro y sirvan a la comunidad.

 

 

 

Foto; https://img1.etsystatic.com/000/0/6508259/il_fullxfull.305000919.jpg

 

Comparte

Regístrate



Ingresa tus datos

Debes ingresar un correo

Twitter



Facebook



Esta Semana



LEER MAS

CONFERENCIAS


Conéctate...

Tu atención es un súper poder

Tu atención es tan poderosa que tiene la capacidad de dar vida y de nutrir a todo lo que se dirige. Tus seres queridos la sienten, tus compañeros de t...

Dulce Relación