ARTÍCULOS

Las estrellas proyectadas y Google Maps

Fecha 2016-11-24 16:26:07

Un güerito muy delgado de traje gris, corbata azul marino, muy engomado y bien peinado salió al escenario. "¿De qué nos vendrá a hablar?", nos preguntamos Pablo, mi esposo, y yo que nos encontrábamos sentados en el foro de La Ciudad de las Ideas, que año con año se realiza en Puebla.

Cabe aclarar que en dicho foro hemos visto pasar a las mentes más brillantes de nuestra época, oriundas de todas partes del mundo y con temas muy diversos de ciencia, arte, economía, tecnología, periodismo y demás. Por tal motivo asumimos que su tema sería importante, pero nunca nos imaginamos lo que este joven canadiense –al que todavía no le cambiaba la voz–, nos compartiría. Nos dejó a todos con la boca abierta.

Su nombre es William Gadoury, cursa el 11º grado y vive en la provincia de Québec. En 2012, cuando tenía 11 años de edad, comenzó a estudiar la civilización maya y, al darse cuenta de lo avanzada que había sido en temas como astronomía, arquitectura, arte y matemáticas, se despertó su pasión por estudiarla más a fondo.

 

¿Una nueva ciudad maya?

Fascinado por todo lo relacionado con esta antigua civilización y después de pasar horas y horas estudiando detenidamente a los mayas, así como la localización de sus ciudades, un día se le ocurrió buscar las constelaciones que ellos observaban en el firmamento.

Con la ayuda de publicaciones como el Códice Tro-Cortesiano o Códice de Madrid y las fotos satelitales de la nasa se dio cuenta de que la posición de los asentamientos mayas correspondía con la posición de las estrellas conocidas por esa cultura prehispánica. ¡No lo podía creer! Nadie se había percatado antes de tal coincidencia. Se trataba de un nuevo método de búsqueda basado en la proyección de las estrellas.

Posteriormente, con la ayuda del satélite Radarsat-2, de la Agencia Espacial Canadiense, analizó 22 constelaciones y los templos de 117 ciudades mayas coincidían perfectamente con los puntos que trazaban las constelaciones.

Entonces al analizar la número 23 se dio cuenta de que dos ciudades del mapa coincidían con la constelación, pero faltaba una, la 118. El único problema era que por la densidad de la selva no se podía ver con claridad el terreno. Sin embargo, narró que hace poco (no recuerdo la fecha que mencionó, pero mostró la foto satelital) hubo un gran incendio en la zona, el cual provocó que se quemara una gran porción de selva en esa zona. Fue entonces que se hicieron visibles los montículos cuyas formas rectilíneas insinuaban las estructuras de un asentamiento humano.

De acuerdo con este joven fue así como encontró los presuntos vestigios de una ciudad perdida dentro de la profundidad de la selva de la península de Yucatán. Una ciudad que bautizó como K'àak' Chi' o Boca de Fuego, “quizá la más importante de las antiguas ciudades mayas”, como él la describiera.

“No comprendía por qué los mayas habían construido sus ciudades lejos de los ríos, en terrenos poco fértiles y en las montañas. Tenía que haber otra razón y como adoraban las estrellas se me ocurrió verificar mi hipótesis. Me vi sorprendido y entusiasmado al darme cuenta de que las estrellas más brillantes de las constelaciones correspondían a las más grandes ciudades mayas”, comentó.

Si bien la curiosidad y la tenacidad de Gadoury son admirables, hay antropólogos que dudan de dicha hipótesis. La única forma de comprobarla es conseguir el presupuesto para sumergirse en la densidad de la selva. No obstante lo difícil que pueda parecer este objetivo, la pasión de este joven canadiense es tal que muy probablemente lo logre.

 

Comparte

Regístrate



Ingresa tus datos

Debes ingresar un correo

Twitter



Facebook



Esta Semana



LEER MAS

CONFERENCIAS


Conéctate...

Tu campo electromagnético ¿cómo está?

Con sólo entrar al departamento o a la casa de una persona –no importa si la conoces o no–, obtienes de inmediato una gran cantidad de información a...

Esperanza Iris