ARTÍCULOS

Nuestra verdadera finalidad

Fecha 2017-09-29 12:23:19

Nuestra verdadera finalidad

Gaby Vargas

 

Algo hermoso surgió en nuestro país a pesar de la tragedia. Si la humanidad entera pusiera en práctica lo que hemos hecho los mexicanos en estos últimos días, el mundo sería diferente, sería mejor. Es una energía que flota en el aire.


Atesoremos este hermoso sentimiento intangible, que si se impusiera sobre todos los demás haría que no hubiera guerras, violencia o sufrimiento innecesario entre nosotros. Me refiero a la palabra que nombra lo que irónicamente se ha vuelto tabú, pero que, sin embargo, todos buscamos, anhelamos y hasta morimos por ella.


Lo más absurdo es que en las conversaciones, y no se diga en el mundo de los negocios, la evitamos pronunciar por el riesgo de vernos cursis, sensibleros o qué se yo. Me refiero, por supuesto, al amor. ¡Vaya ironía!

           


Amor, amor, amor… Eso es lo que vimos en las calles y es la palabra que hoy deberíamos gritar a los cuatro vientos con mucho orgullo. Eso es lo que surgió del corazón de todos nosotros y que nos arrastró sin miramientos a servir a la comunidad.


En las escuelas, ¿porqué no incluir el amor como materia?

Tendríamos médicos y políticos más éticos y útiles ,con verdadero amor por servir al prójimo; líderes empresarios motivados por el amor serían un ejemplo para los empleados y un estandarte de sus productos. Los economistas se darían cuenta de que el amor genera confianza, elemento indispensable para que una sociedad florezca.


¿Acaso no es igual o más importante que aprender matemáticas, filosofía, leyes o incluso arte? Podría ser una clase en la que se enseñe el amor como significado de vida, como el“curalotodo”; el amor por uno mismo, el amor por los otros, por los hermanos y por el país. Que los libros cuenten sobre lo que esta poderosa energía pudo lograren una ciudad en apariencia dividida y cómo surgieron héroes que, sin conocerse, trabajaron como hermanos. Atesorémosla.


Toda la felicidad, salud o abundancia que podemos tener en la vida, proviene directamente de nuestra capacidad de amar y de ser amados. ¿Acaso entonces, no debería de ser nuestra verdadera finalidad en lo individual como en lo colectivo? No la soltemos. No permitamos que el regreso a la rutina la borre.


Que este amor común que hemos vivido los mexicanos nos sirva de guía y siga sacando lo mejor de nosotros mismos en todo lo que hagamos.

           

Amor vs miedo


Después de lo vivido, imagina que alguien te hubiera herido el pecho profundamente con una flecha. Ahora imagina que te lanzan una segunda flecha que hace blanco en la misma herida. Te dolería mucho más, ¿cierto? Pues la segunda flecha es el miedo, el cual sólo existe en lamente. Es como la sombra de una mano que se refleja en una pantalla, la cual, a pesar de no ser real, puede provocar la sensación más vívida y secuestrarte momentánea o permanentemente.


En cambio, el amor es la luz del proyector, es real y es de lo que estamos hechos. Detrás de toda decisión, sin importar de qué se trate, la disyuntiva de fondo es elegir entre el amor y el miedo.


Cuando sientas que el miedo se acerca, abrázate como lo haría una mamá a su bebé, respira profundo mientras te dices: “Ya pasó, ya pasó”. Comprende que esa emoción es natural y que tienes la opción de dejarla ir en el momento. Basta tronar los dedos como señal para cambiar de estado y elegir un pensamiento de amor.


Nosotros somos los únicos responsables de elegir y corregir lo que pensamos. Te invito a monitorear tu mente y preguntarte: "¿Este pensamiento me sana o me daña?" El pasado ya no cuenta; hoy, ¿qué decides pensar?


Responde al miedo con amor y encontrarás la paz que deseas.

Comparte

Regístrate



Ingresa tus datos

Debes ingresar un correo

Twitter



Facebook



Esta Semana



LEER MAS

CONFERENCIAS


Conéctate...

A un pensamiento de distancia

“El lugar estará completamente a oscuras, por lo que se sugiere no llevar zapatos ni nada en la cabeza, mantener los brazos estirados frente a ustedes...

Lavar La Ropa