¿Por qué consumir magnesio?

¿Sabías que hay un mineral al que se le considera el eslabón que nos falta a la mayoría de las personas para tener una salud óptima? No sospecharías cuál es. ¿Además, sabías que cada órgano de tu cuerpo, en especial tus músculos, tu corazón y tus riñones necesitan de este valioso mineral, al cual no le hemos dado la importancia que tiene e incluso lo hemos subestimado por completo?
Los expertos en el tema, como la doctora Caroyn Dean, lo consideran el mineral más importante para el bienestar del cuerpo: el magnesio.
La razón por la que me animé a escribir sobre este tema, del que poco escuchamos y que en apariencia es irrelevante, es que se estima que el 80% de las personas tenemos bajos los niveles de magnesio, ¡y no lo sabemos! es por eso que se le llama la deficiencia invisible. Y sencillamente, sin magnesio no tenemos energía y nada funciona bien.
Además, cuando por ejemplo, padeces de síntomas tan comunes como insomnio, dolor de cabeza, te sientes muy cansado o débil sin razón alguna, o bien sientes contracciones musculares, calambres o tics, es muy probable que busques remedios por todos lados, sin sospechar que quizá los síntomas se deban a una falta de éste mineral precioso.

Nuestro cuerpo necesita el magnesio para las siguientes funciones:
Activa todos los músculos y los nervios.
Crea energía. Es esencial para que 300 enzimas diferentes funcionen en el cuerpo, en especial aquellas que producen, transportan, almacenan y utilizan la energía.
Ayuda a digerir proteínas, carbohidratos y grasas.
Sirve como bloque constructor para el desarrollo y crecimiento de las células.
Regula la presión sanguínea, el tono vascular y la circulación.
Actúa como precursor para neurotransmisores como la serotonina.
Y es el mejor antiinflamatorio.

Imagina que con poco magnesio en tu sistema, es como intentar operar una máquina compleja con el motor apagado.
Hoy el calcio ha recibido mucha atención, y muchos doctores lo recetan. Sin embargo, pocas personas consideran que sin su pareja, el magnesio, el calcio no sirve como debería –comenta la doctora Christiane Northrup. Incluso, demasiado calcio puede impedir la absorción y funcionamiento del magnesio, lo que crea un mayor desbalance.
El calcio y el magnesio trabajan juntos, si hay más del primero que del segundo, es probable que aparezcan piedras en el riñón, que sea la causa de migrañas, de sentimientos de ansiedad y de calambres.
Lo que me parece maravilloso es ver la sabiduría de nuestro cuerpo. Sólo el uno por ciento del magnesio del cuerpo se distribuye en la sangre; sin embargo, ese uno por ciento es vital para mantener el balance sanguíneo; así que si no consumimos el magnesio suficiente en los alimentos o a través de un suplemento, se lo roba a los órganos o a los huesos, donde se encuentran la mayoría de los depósitos. Lo malo es que también para ellos es vital, en especial para el corazón y para muchas otras funciones biológicas.

¿Por qué ya no consumimos magnesio?
Por varias razones, de acuerdo con los expertos:
Los alimentos procesados, refinados y azucarados empobrecen el contenido de magnesio.
Los antiácidos, tan populares hoy, crean insuficiencia de ácido hidroclórico que absorbe el magnesio.
Pesticidas, además de que ya no se agrega el mineral a las tierras de cultivo. Antes, de manera natural consumíamos 500mg de magnesio, hoy, si bien nos va, 200 mg.
Las medicinas, en especial los diuréticos, la insulina, los antibióticos, la cortisona y las pastillas anticonceptivas, provocan que el magnesio se desperdicie.
Exceso de alcohol, refrescos y cafeína.
El estrés provoca que el organismo queme el magnesio, por lo que los músculos se tensan y la presión se eleva.

Por lo anterior, es muy, muy necesario aumentar el consumo de los alimentos ricos en magnesio tales como: col, cereal de trigo, germen de trigo, almendras, cacahuates, acelgas, frijoles, tofu, algas marinas y aguacate.
Además de consumir magnesio en un suplemento, en especial Glicinato de magnesio o Treonato de magnesio, empieza con 200mg dos veces al día como lo recomienda el doctor Mercola. Evita el óxido de magnesio que es el más barato, pero no se absorbe y el 96 % se va al intestino. Ahora, si tienes problemas de estreñimiento, te puede ayudar.
Los baños de tina con sales de Epsom, te ayudan a absorber el magnesio por la piel.
Si te interesa ahondar más en el tema, lo cual considero que vale mucho la pena, te recomiendo leas el libro de la doctora Carolyn Dean, “El Milagro del Magnesio”, quizá sea la respuesta a muchos de esos pequeños achaques a los cuales con frecuencia, no les encontramos explicación.

Artículos relacionados

El misterio del sueño CUERPO22 febrero, 2019
Hambre de piel CUERPO28 diciembre, 2018
¿Por qué denunciar el acoso sexual? CUERPO16 octubre, 2018