sabiduría al mundo

Antes de iniciar su “última clase”, un auditorio de 400 personas recibe de pie con un largo aplauso al profesor Andy Pauch. “Déjenme ganármelo”, les contesta, con sencillez, el profesor de Carnegie Mellon University en Pennsylvania. “Ya lo has hecho”, le grita alguien de las filas de atrás.

 

Un septiembre del 2007, al Dr. Pausch, de 47 años y padre de tres niños, de 6, 4 y 2 años le diagnostican cáncer terminal de páncreas, con un pronóstico de seis meses de vida. Desde entonces, se convirtió en una “celebridad accidental”, como el mismo lo describe, al impartir su fascinante clase: “Realmente conquista tus sueños de niño.”

 

El profesor de Ciencia computarizada planeaba retirarse para vivir tranquilamente con su familia el tiempo que le queda. Nunca se imaginó lo que su plática ha causado. A través de la web, millones de personas se sienten motivados a realizar cambios en sus vidas. Mientras tanto, las quimioterapias paliativas ofrecen extenderle la vida un máximo de tres meses más al Dr. Pausch.

 

Lo irónico es que los maestros más destacados de la Universidad siempre impartían una hipotética “Última clase” que el plantel les pedía, para compartir con sus alumnos lo que realmente les era importante en la vida.

 

“¿Qué sabiduría le transmitirían al mundo si supieran que es su última oportunidad de hacerlo?” era la consigna, sólo que ahora, para Pausch es una realidad.

 

Me impresiona ver -a través de Youtube- que tanto en su clase de 75 minutos como en varias entrevistas, el Dr. Pausch habla con energía, entusiasmo y buen humor. “Si a alguien decepciono porque no me ven deprimido o de mal humor, me disculpo. No es negación, mi esposa y yo estamos muy conscientes de la situación”, comenta.

 

El encanto de su plática, a mi parecer, radica en que es tan sencilla, que parece dirigida a niños de primaria, no a universitarios. Varias frases y conceptos me atrapan. Comparto contigo algunos de ellos:

-“Al ver la muerte, he aprendido que hay un significado en la vida. No podemos cambiar las cartas del destino, pero sí podemos controlar cómo jugamos con ellas.

-“Si estás optimista, con esperanza, las personas desean ayudarte. Si estás con el ánimo en el suelo, las personas quizá te ayuden, pero he notado que caminan, no corren hacia ti.”

-“Me estoy muriendo y me estoy divirtiendo; y seguiré divirtiéndome, porque no hay otra manera de jugar.”

-“Las paredes de ladrillo que te encuentras en la vida, están para demostrar nuestra determinación. Para separarnos de la gente que no quiere cumplir sus sueños de niño. Nos permiten comprobar qué tanto deseamos las cosas.”

-“El cáncer va a abatir mi cuerpo, pero no mi alma, porque es más grande que cualquier enfermedad biológica.”

-“Creo en el karma de la vida. Cuando haces lo correcto, te suceden cosas buenas.”

-“Discúlpate cuando la hayas regado.”

-“Di la verdad.”

-“Enfócate en los demás, no en ti mismo.”

-“Demuestra gratitud.”

-La lealtad, es una calle de doble sentido.

-“No te quejes; sólo trabaja más fuerte.”

-“Sé bueno en algo; te hace valioso.”

-“Prepárate. La suerte está donde la preparación se encuentra con la oportunidad.”

-“Cuando alguien te dé una retroalimentación, escúchala, ésa es la parte difícil. Sólo atesórala y úsala.”

-“No puedes llegar a ningún lado solo.”

-“No te des por vencido. El mejor oro se encuentra en el fondo de barriles llenos de basura.”

Todos somos maestros de alguna forma. Y si, ganarnos el aplauso de la vida. Ahí está nuestro reto…

Artículos relacionados

relación íntima REVISTA13 septiembre, 2021
¿Por qué ser gentil? REVISTA30 agosto, 2021
la obsesión por arreglarse la cara REVISTA2 agosto, 2021