¿Te gusta lo que haces?

Lo que respondas a esta pregunta es el aspecto más importante que hace una vida disfrutable, de acuerdo con la empresa Gallup.

En sus investigaciones con economistas, psicólogos y científicos sobre “bienestar” en más de 150 países del mundo, Gallup concluye que, sólo el 20 por ciento de las personas puede dar un “sí” definitivo al gusto por lo que hace, lo que es preocupante.

Cuando tienes la oportunidad de hacer algo disfrutable, no importa si es una afición, un hobby o un trabajo, las probabilidades de sentirte muy bien en otras áreas aumenta rápidamente. De hecho, cuando alguien no disfruta lo que hace, sólo espera con ansiedad el fin de semana y ve con terror los lunes. Esto explica por qué es más común que los infartos sucedan en lunes (Gallup). En cambio, conforme una persona realiza una actividad que le satisface y disfruta, además de mostrarse más feliz, más atractiva, disminuye notablemente tanto el colesterol, el cortisol como los triglicéridos.

El otro día conocí a un contador que estudió contaduría por presión de su papá; pero su interés real y pasión es la música, en especial el jazz. ¿Qué hizo? Trabaja en su profesión de 9:00 a 5:00 –para mantener a su familia– y los jueves, viernes y sábados le da salida a su verdadera personalidad, se despeina y toca jazz por las noches en un bar. Esto no sólo es un gozo que le inyecta vida, sino que lo hace ser una persona más sana, más cariñosa con su familia, más eficiente en su trabajo, más longeva y feliz.

Cinco factores de bienestar

Al completar la investigación llamada “Wellbeing Finder” de Gallup, surgieron cinco factores universales como elementos de bienestar que diferencian una vida próspera y vigorosa de una llena de sufrimiento: trabajo, relaciones, salud, finanzas y comunidad.

Me parece interesante saber que mientras el 66 por ciento de las personas califican alto en alguna de las cinco áreas, ¡sólo el 7 por ciento puede decir que se siente plena en todas! Lo alentador es que basta mejorar, aunque sea un poco, en el placer del día a día, para que todo nuestro bienestar aumente.

Quizá hemos subestimado la influencia que tiene sobre nuestro bienestar general lo que hacemos en el día a día. Imagina que estás lleno de amigos, tienes una seguridad económica, y buena salud, pero ¡no te gusta lo que haces a diario! Es muy probable que te quejes con frecuencia sobre lo frustrante que es tu trabajo.

Esto, además que aleja a las personas, te causa estrés y eleva tus niveles de colesterol y triglicéridos, lo cual cobra una cuota en tu salud. ¿Te imaginas la vida del contador sin su música? Y ni hablar de cuándo una persona se queda sin trabajo. De acuerdo a Gallup, la gente se recupera más fácil de la muerte de su pareja, que de un período –largo– de desempleo.

Si tienes la fortuna de dedicarte a algo que te apasione y puedas expresar tus fortalezas a diario, tu capacidad para trabajar sin cansarte durante una semana de 40 horas aumenta; mientras que los que no son tan afortunados, ni utilizan sus fortalezas, se agotan en tan sólo una semana de 20 horas laborales (Gallup).

Se necesita encarar con honestidad el presente para dejar un trabajo que no nos satisface. Sin embargo, al utilizar nuestras fortalezas todos los días, así como pasar más tiempo con personas que estimulen nuestro crecimiento, puede ser una de las prioridades más importantes para mantenernos sanos y jóvenes por muchos años.

¿Te gusta lo que haces?

 

Artículos relacionados

La tiranía de la mente MENTE16 agosto, 2019
¿Qué tan secretos son los pensamientos? MENTE12 julio, 2019
¿En qué onda te encuentras? MENTE7 junio, 2019