Cambia tu comida y cambia tu humor

¿Qué desayunaste hoy? Y anoche ¿qué cenaste? Estas preguntas en labios de una nutrióloga, nos parecerían normales. Sin embargo hoy, una corriente de psicólogos las formulan a sus pacientes. A dicha corriente se le conoce como “psicología nutricional” y busca ayudar a sus pacientes no sólo con terapias y medicamentos, sino a través de la alimentación.

Hoy estudios comprueban que al mejorar la dieta de una persona, puedes mejorar su estado de ánimo. Las personas cuya alimentación consiste en frutas, verduras, carne, pescado y granos enteros, son menos propensos a la ansiedad y a la depresión que aquellos que consumen alimentos procesados, azúcares, comida chatarra o frita.

Por otro lado, el científico Joseph Hibbeln de Bethesa, Maryland, cree haber descubierto el secreto para sentirnos felices. Él considera su hallazgo tan poderoso como para cambiar el mundo. Después de 20 años de investigación, está convencido de que los ácidos grasos Omega-3, tienen el potencial de aumentar el sentimiento de felicidad, disminuir el de depresión, reducir el estrés y ayudarnos a tratar una amplia variedad de problemas emocionales y mentales.

Es más, el doctor Hibbeln está convencido de que si la gente incrementara el consumo de Omega-3, se produciría una importante reducción en las tasas de homicidio, suicidio, violencia, conducta agresiva, sentimientos de desesperanza y desórdenes de personalidad. ¿Los necesitaremos?

La razón por la que 99 por ciento de la población del siglo xxi tiene carencia de Omega-3, vitales para el cerebro, es que se encuentran principalmente en animales que la sociedad moderna ya no consume, como ballena, foca, morsa, trucha ártica, peces salvajes, y en plantas silvestres que tampoco ingerimos. Además, hemos incrementado el consumo de aceites refinados como los de maíz, soya, girasol que contienen Omega-6; mismos que compiten con los Omega-3 y les restan todos sus beneficios.

 

¿Qué hacen los Omega-3?

Además de controlar tu función genética, regular tu sistema inmunológico y mejorar tu metabolismo, estos ácidos grasos son un componente vital de la membrana que cubre cada uno de los 100 trillones de células del cuerpo. Sin ellos, no pueden comunicarse los mensajes adecuados entre una célula y otra. Simplemente, sin Omega-3 nuestro cerebro no funcionaría. Todo lo anterior lo afirma el doctor Mark Hyman, en su libro The UltraMind Solution.

Hoy, las únicas fuentes de Omega-3 son provenientes de la leche materna, pescados salvajes grasos, algas marinas, linazas, aceite de hígado de bacalao, nueces de castilla, huevos de gallina a la que se le ha alimentado con linaza y comida a base de pescado.

 

¿Cómo exactamente benefician los Omega-3?

Los expertos no están seguros de cómo operan los Omega-3 en nuestro organismo. Sin embargo, tienen muchas hipótesis. Pueden elevar los niveles de neurotransmisores: serotonina, que se asocia con la reducción de depresión, suicidio y conducta agresiva; dopamina, que controla los procesos de “recompensa” del cerebro.

Los Omega-3 pueden elevar el flujo de sangre al cerebro, proteger a las células y promover su salud. Asimismo, reducen la inflamación cerebral, asociada en problemas como el autismo, Alzheimer, depresión y Déficit de Atención e Hiperactividad.

Para concluir, el doctor Mark Hyman nos dice algo contundente: “Estás tan sano como lo estén las membranas que cubren tus células. En ellas se lleva a cabo toda la comunicación biológica de tu cuerpo y los Omega-3, forman la estructura básica de todas las membranas de tus células.”

Por cierto… y tu humor ¿cómo está?

Artículos relacionados

HISTORIA DE UN FEMINICIDIO MOTIVACIÓN8 marzo, 2020
¿Tu mejor pareja?: tú MOTIVACIÓN16 febrero, 2020
Las Monarca: verdaderas heroínas MOTIVACIÓN9 febrero, 2020
¡Forma parte de la comunidad para Vivir Mejor! Recibe inspiración y consejos directo en tu correo
¡Regístrate ahora!